Ficción: Un gato extraño, una serpiente acompañante y deseo desplazado

0
6


        

_
    

            

        

Pajtim Statovci
                        
             Foto
            _grafía de Pekka Holmstrom

            

MI CAT YUGOSLAVIA
Por Pajtim Statovci
Traducido por David Hackston
255 p. $ 25.95.

¿Cuál de los miembros de una sociedad se extiende el privilegio de esperar y soñar? Esta pregunta está en el corazón del debut aclamado internacionalmente por el escritor finlandés Pajtim Statovci, "My Cat Yugoslavia", una exploración extraña, inquietante y absolutamente original de desplazamiento y deseo.

Statovci entreteje las historias de Emine , Una joven novia kosovar, y su hijo, Bekim, a quien las réplicas del exilio siguen rodando tres décadas después de su fatídica boda con su padre. Bekim es un estudioso solitario gay aislado por la ansiedad, la sexualidad y la lucha por haber crecido un refugiado en Finlandia. A pesar de una historia de infancia con pesadillas ophidiophobic, él compra una boa constrictor y lo suelta en su apartamento. La serpiente se instala bajo su sofá, alejando a sus pocos visitantes humanos, y rápidamente adopta comportamientos extrañamente amigables más apropiados para un perro que para un reptil.

Un anhelo urgente de amor desmiente la inscriptabilidad de Bekim. Encontramos ecos de ese mismo anhelo en las reminiscencias de la niñez de Emine. Es una soñadora ferozmente inteligente, en desacuerdo con su estricto y supersticioso padre. En uno de los pasajes más impactantes de la novela, se da cuenta de que el objetivo de su educación siempre ha sido hacer de ella una esposa más adecuada; Ella "nunca ha oído hablar de una sola mujer política, una profesora o abogada". Habiendo reconciliado que ya no puede permitirse soñar, se pregunta qué puede esperar en cambio. Comprendiendo que sólo puede ser un esposo guapo y generoso, prontamente levanta. Su vida es revuelta por un fugaz encuentro en la carretera con Bajram, un roué de la aldea vecina que pide su mano en el matrimonio en lo que es esencialmente un capricho.

A lo largo de sus vidas, la madre y el hijo comparten eco de preocupaciones con la domesticidad Y la sensualidad, y están particularmente atentos a los detalles táctiles y olfativos del mundo. Ellos comparten, también, un firme rechazo a renunciar a la verdad de su yo interior en la cara de violencia y violar la masculinidad.

En un bar gay una noche, Bekim cae bajo el hechizo de un gato cantando y bailando . Admito que soy más que un poco escéptico de este personaje, leal como soy a "El Maestro y Margarita" de Mikhail Bulgakov y su personaje más emblemático: Behemoth, aquel formidable hedonista contra el que deben medirse todos los felinos ficticios. Me complace informar que el gato de Statovci logra marcar su propio césped literario. Su ostentación y su absurdo hacen que Behemoth parezca comparablemente estable. Este gato, un fanático vanidoso, lábil e impulsivo, en quien el juicio de Bajram y los peores temores de Bekim se combinan, cautiva a Bekim. Después de que él permite que se mueva adentro con él, las cosas van rápidamente mal, forzándolo para hacer balance de su pasado y reimagine su futuro.