Frenos con vida propia y tambaleos en 47.000 Teslas: al Autopilot le cae una demanda por peligroso

23


Tras el primer accidente mortal con el Autopilot de Tesla, la compañía se vio sometida a una investigación tras la cual se determinó que no había motivos para una denuncia o un recall. No obstante, se hablaron de ciertas limitaciones, y puede que éstas sean más importantes de lo que parece porque ahora la compañía se enfrenta a una demanda por inseguridad con el Autopilot.

La denuncia se interpuso el miércoles en los juzgados federales de San José, California, alegándose que la compañía habría vendido un total de 47.000 vehículos con un software de Autopilot cuyo funcionamiento tiene “defectos peligrosos”. Según aseguran, la compañía prometió una conducción segura desde el lanzamiento de la actualización el pasado mes de diciembre, pero no es eso lo que están experimentando.

Musk, tenemos un problema (con los frenos)

Según leemos en Bloomberg, los conductores dicen “haberse convertido en beta-testers de un software a medio cocer que convierte a los vehículos Tesla en peligrosos”. Al parecer, los fallos en el software provocan que los coches frenen sin necesidad o bien no desaceleren suficientemente cuando el coche se acerca a otro vehículo, causando tambaleos e incluso choques.

Los modelos afectados son los Model S y X, cuyo precio de venta está entre los 80.000 y los 113.000 dólares, que se compraron durante el último trimestre de 2016 y el primero de este año (hasta el 31 de marzo). Los demandantes alegan que el Autopilot 2.0 tiene un coste extra de 5.000 dólares y que pese a tener que pagar esto resulta inseguro utilizarlo.

¿Qué dice la empresa de Musk? Que nunca han asegurado una “capacidad absoluta de conducción autónoma”, de hecho en la investigación que comentábamos antes la U.S. National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) ya advirtió que era necesario obligar más al usuario a que leyese bien el manual y enfatizar que jamás se debe confiar al 100% en el frenado automático cuando se perciba el riesgo de una colisión.

Según ellos la demanda es un intento de recaudar dinero, lo cual “se evidencia por el hecho de que en la demanda se tergiversa varios hechos”, y que justo esta supuesta desinformación es una amenaza a la seguridad de los consumidores, aunque esto llega justo en el momento en el que la empresa ha realizado un recall de 53.000 vehículos por fallos en los frenos (no del Autopilot).

Veremos en qué queda todo esto. A favor tienen el dato del informe de la NHTSA que hablaba de la reducción de un 40% de los accidentes con un Tesla desde que se instaló el Autopilot.

Anna Martí



Ver noticia original