Fundas de Exterior, una guía completa

Toda persona con la suerte de tener un jardín o terraza en su hogar es consciente del tesoro que tiene. Es una de esas cosas que se infravaloran, porque los que formamos parte de ese grupo sabemos muy bien que ese espacio exterior va mucho más allá de ser simplemente eso.

Para nosotros es respirar aire fresco, son magníficas veladas con amigos y familiares, son un rincón en el que evadirte y desconectar. En definitiva, una maravilla que debemos cuidar.

¿Qué encontrarás en Fundas de Exterior?

Si estás buscando proteger los muebles de tu terraza, en nuestra web encontrarás la guía más completa de la red en cuanto a fundas de exterior. Con una amplia gama de categorías para encontrar fácilmente lo que necesites, reseñas y análisis de productos concretos, recomendaciones y artículos relacionados.

Es importante saber que una funda de exterior no es algo que solamente vaya a necesitar alguien que tenga jardín o terraza. Es frecuente relacionar este tipo de cubierta a un chalet espacioso con piscina, y no es así. Estos productos están diseñados para cualquier tipo de cliente. Es posible que tengas una pequeña terraza o balcón en tu casa, y tengas o te gustaría tener en ella una mesita o sillas para poder disfrutar ese espacio.

Puede que tengas un jardín generoso y acabes de comprar unas tumbonas para tomar el sol, o tengas una mesa grande con 6/8 sillas donde celebras comidas familiares. También puedes ser alguien con una barbacoa, un balancín o una piscina desmontable, o un restaurante con terraza que necesita cubrir su mobiliario exterior. Además, en nuestra web también encontrarás fundas para coche, moto o bicicleta, así como otros elementos de almacenamiento, sombrillas o toldos.

Como vemos, prácticamente en cualquier caso vamos a necesitar una funda de exterior si queremos proteger todos esos elementos, ya que están a la intemperie y corren una serie de riesgos que vamos a enumerar a continuación.

¿Por qué debemos proteger nuestros muebles de exterior?

Cuando termina la época de buen tiempo, llega el momento de guardar y poner a salvo todo nuestro mobiliario de jardín. Aunque mucha gente crea que es suficiente resguardarlo en un garaje o bajo un techo, esto va a resultar insuficiente y la principal consecuencia será la degradación de todos esos muebles exteriores.

Por eso, debes ser consciente de los factores que van a ponerlos en riesgo y que son las razones principales para comprar una funda de exterior.

Factores de riesgo

1. Rayos UV Solares: Independientemente de la estación del año, éstos van a ser fatales para cualquier tipo de material del que estén hechos nuestros elementos de jardín, especialmente para la madera que es la más habitual. Además, otro factor desconocido pero no por ello menos importante es la condensación, que sucede por el encuentro del vapor en la atmósfera con un aire más frío, convirtiéndolo en gotas minúsculas que se postran sobre el mobiliario de jardín desprotegido, acelerando su deterioro.

2. El Viento y la Lluvia: Empeorarán aún más el estado de todos estos conjuntos de muebles causando desgaste y, en los peores casos, daños mayores difícilmente reparables si hay tempestad. Si tu casa se encuentra en una zona climática con etapas lluviosas, deberías plantearte esto como una prioridad. Por no hablar de los hogares ubicados en lugares donde las heladas y la nieve son habituales, que encontrarían sus muebles de exterior en pésimas condiciones de no ser previsores.

3. La Humedad: Si tienes una casa en zonas costeras, es muy probable que los índices de humedad sean altísimos. Y es que la humedad es devastadora para nuestro mobiliario de jardín, puesto que estamos hablando de un foco de hongos, moho y bacterias que adheridos a él lo destrozarán.

4. Excrementos de aves: Resultan muy molestos de limpiar, y al contener ácido úrico pueden teñir fácilmente los tejidos o pinturas de los muebles de jardín, incluso comérselos. Además, contienen diversos organismos e insectos que pueden ser incluso dañinos para nuestra salud.

Consecuencias

¿Y en qué va a repercutir esto para nosotros? Como hemos dicho, el deterioro de nuestros muebles será constante, y esto tiene una consecuencia directa sobre la vida de esos productos. Un sofá de jardín puede durar años pero, en caso de descuido y una mala temporada de clima, es posible que el siguiente verano haya que renovarlo.

Con este ejemplo vemos que, comprando una buena funda para exterior (con precios muy económicos en comparación con un mueble nuevo), lograremos ahorrar a la larga.

Deja un comentario