La hermana de Ignacio González, "destrozada", acude a la Asamblea

20


La hermana de Ignacio González, Isabel, en la segunda línea de la bancada popular con chaqueta rosa.

Ignacio González, detenido por la Guardia Civil por el desvío de fondos en el Canal de Isabel II

Ignacio González, el hombre ‘para todo’ de Esperanza Aguirre

Con cara de preocupación y mirada constante pegada al teléfono móvil, la diputada del PP Isabel González ha acudido esta mañana al Pleno de la Asamblea. Un día normal no sería noticia. Es la portavoz adjunta del PP en la Asamblea. Es su obligación, pero su presencia hoy adquiere importancia al ser detenidos ayer su hermano, el ex presidente regional, Ignacio González, su otro hermano, Pablo González, y su marido, Juan José Caballero.

Los tres han pasado la noche en el calabozo, pero ella ha acudido puntual a la Asamblea. “Está destrozada, la verdad”, ha señalado un diputado del PP en uno de los recesos. En la familia popular es muy respetada. La definen como una persona cercana “que nunca ha ejercido de hermana de”.

La marcha de la ex portavoz adjunta Elena González Moñux por una baja por depresión abrió la puerta a que la presidenta regional, Cristina Cifuentes, la jefa del grupo parlamentario, la colocara como una de las caras visibles del partido. Ambas son amigas desde hace muchos años. Se conocen bien y Cifuentes confía en ella. “Es muy seria y trabajadora”, precisa otra persona que conoce bien a la que es también portavoz del Área de Cultura. De hecho, Cifuentes y ella suelen acudir juntas a presentaciones de obras de teatro y eventos culturales.

Los corrillos han sido constantes esta mañana en la Asamblea de Madrid, donde las filas populares han vivido una jornada casi de luto, “Es que esto es la tormenta perfecta”, comenta otro miembro del grupo de Cifuentes que lleva tiempo en la Asamblea de Madrid y que todavía se sorprendía de la detención del ex presidente: “Es que que le hayan detenido así es muy fuerte”. Otros miembros del partido lo tenían menos claro y defendían ante todo “la presunción de inocencia. Eso lo primero”.

ROBERTO BÉCARES



Ver noticia original