Prohibida la feria gastronómica MadrEat a 24 horas de su celebración

0
10


‘Food trucks’ en una edición pasada del MadrEat en la madrileña plaza de Azca.

El mercado gastronómico callejero MadrEat no acudirá este fin de semana a su cita mensual en la madrileña plaza de Azca. A apenas 24 horas del inicio del evento, la Junta Municipal de Tetuán ha notificado este jueves a sus organizadores la denegación del permiso para instalar los 50 puestos de comida al aire libre.

En Mateo&co, la consultora que representa a los «pequeños empresarios y emprendedores» afectados por la prohibición, denuncian que la concejal presidenta del distrito, Montserrat Galcerán, «lleva meses de presión» contra su proyecto comercial. «Nos ha dicho en numerosas ocasiones que no está de acuerdo con que haya empresas privadas lucrándose del espacio público», afirma a este periódico una portavoz.

Según señalan en MadrEat, los técnicos municipales han sometido a los food trucks de la feria a «inspecciones rocambolescas» en las que han llegado a expedientarlos por «detalles absurdos», desde coches aparcados que «no eran propiedad» de los participantes «a elementos que no estaban dibujados en el plano de presentación de la licencia, como una silla o una mesa desplazadas por los asistentes durante la realización del evento». El «colmo del absurdo», aseguran, se alcanzó el mes pasado cuando trataron de multarlos por tener animales vivos en uno de los vehículos/cocina, «cuando en realidad eran dos gallinas de peluche».

«Nunca se nos ha expedientado por temas sanitarios o que pusieran en peligro a los ciudadanos de alguna forma y además tenemos un doble control: el de Elder, que nos hace una preinspección, y el del propio Ayuntamiento de Madrid», añade una representante de Mateo&co. «A todo esto se suma la variación de tasas constantes, que han cambiado de manera aleatoria desde las primerísimas ediciones hasta llegar a los 28.000 euros en marzo, sin aviso previo, siempre a posteriori, con el afán de ahogar económicamente a nuestro proyecto y que se ha ido traduciendo en un incesante incremento de los costes», añade sobre «el mercado de streefood pionero de España», creado en 2014.

En la Junta de Tetuán, en cambio, niegan que haya una suerte de cruzada contra MadrEat y justifican la denegación de la licencia por el hecho de que en las cinco últimas veces en las que los food trucks han estacionado en Azca se han producido «incumplimientos» de la autorización municipal. «No es un problema personal de la concejala [de Ahora Madrid]; se les lleva avisando desde hace mucho tiempo que estaban cometiendo irregularidades y son conscientes de ello», aseguran en el entorno de Galcerán.

Como ejemplo, señalan que el mes pasado MadrEat tenía permiso para ocupar 824 metros cuadrados de Azca. Cuando los servicios técnicos del distrito -«que además los prestan funcionarios»- acudieron a inspeccionar el evento detectaron que la superficie de la plaza utilizada por el mercado ascendía a 1.056 metros cuadrados, por lo que se procedió a hacer «una liquidación complementaria de la tasa por utilización privativa o aprovechamiento especial» de la vía pública. «Aunque paguen de más, no se puede estar incumpliendo constantemente», añaden.

Respecto al hecho de que se haya notificado la no concesión del permiso un día antes del comienzo de la cita gastronómica, pese a que los organizadores sostienen que lo pidieron hace un mes, en Tetuán lo achacan a los «tiempos de la Administración» y a que entre medias haya sido la Semana Santa. No obstante, aseguran, «verbalmente» se les comunicó esta circunstancia el lunes.

En MadrEat anuncian que reclamarán a la Junta Municipal una «compensación económica» para los participantes porque la no celebración del evento les supone un daño «tremendo». «Son 50 pequeños empresarios que generan 300 empleos directos y que ya tenían comprados los materiales, materias primas perecederas que suponen un gasto irreparable», advierten.

Al mismo tiempo, en la organización agradecen que desde la Alcaldía de Manuela Carmena se les haya intentado buscar una nueva ubicación de urgencia. Según explican, «hasta última hora» se han estado barajando distintas opciones, como Conde Duque o el parque de Eva Perón, pero se trataba de encontrar una solución «en tiempo récord» que finalmente ha sido «imposible».

MARTA BELVER



Ver noticia original