Tecnología aplicada al ciclismo

Uno de los deportes en los que la tecnología parece como oculta pero donde realmente destaca por encima de muchos deportes es el ciclismo.

Los avances tecnológicos que se han sucedido durante los últimos años han sido muchos. Al ritmo que avanzan diseños técnicos, diferentes estudios y que cada vez estos avances están al alcance de más ingenieros, y por ende de marcas, la velocidad de este crecimiento aún se ha acentuado más.

Las apariencias engañan

Si comparamos una bicicleta de hace 50 años con una actual en una fotografía veremos que tampoco hay grandes diferencias entre una y otra. Ambas comparten la misma estructura y la posición del ciclista es prácticamente la misma.

Este es un gran elogio que se se atribuye al diseñador que basó la estructura del cuadro en el diseño llamado de rombo. Esta estructura ha prevalecido durante las últimas décadas inamovible, cualquier intento de diseñar algo diferente será un “fracaso” y solo se basarán en eliminar elementos visibles para que de la sensación de que se ha hecho un gran cambio, pero nada mas lejos de la realidad.

Las bicicletas modernas también están basadas en ese diseño y es por ello que el aspecto es fundamentalmente el mismo.

Lo que si han cambiado mucho son los materiales. Allá por los años 1920, donde ya se empezaban a introducir avances tan destacables como un cambio de velocidades para aprovechar mejor la fuerza del ciclista, los materiales utilizados se limitaban al hierro. Era fácil de conseguir y relativamente fácil de trabajar. Pero tenían un gran problema: el peso.

Hoy en día existe una gran diversidad de materiales que se utilizan en la fabricación en serie de las bicicletas donde destaca la fibra de carbono. Este material, fabricado a base de finas láminas de carbono, proporciona dureza, rigidez y ligereza a las bicis habiendo pasado de los 20 kilos que pesaba una bici de carretera en aquellos tiempos a los 6 kilos que pesa ahora una bicicleta de alta gama.

El peso de las bicicletas una razón de avances tecnológicos destacados en ciclismo

Coser es fácil, pero hilar fino es más complicado, es a lo que se enfrentan las marcas en la actualidad donde ya parece estar todo inventado, pero nada más lejos de la realidad.

La cantidad de posibilidades que existen ahora para fabricar nuevos componentes han reducido aún mas el peso de piezas que hasta ahora parecían impensables de limar.

Es el caso de las cámaras Tubolito, una marca que ha conseguido reducir a la mitad el peso de las cámaras de las ruedas y multiplicar por dos su resistencia a los pinchazos. O como Shimano, una marca que se dedicaba a fabricar carretes de pesca y ahora es todo un referente en el mundo del ciclismo gracias a su tecnología vanguardista en componentes para la bicicleta.

Esta marca japonesa lleva luchando de tu a tu con la Italiana Campagnolo desde hace décadas. Esa lucha ha hecho que ambas, con la intención de ser la mejor, estén continuamente avanzando en sus productos. Ahora en la guerra de los cambios eléctricos ha entrado en juego otra marca Norte Americana, SRAM que ha llegado no sólo a hacer ruido sino haciendo las cosas muy bien.

Estas competencias hacen que los ingenieros de cada casa saquen fuego de sus pensamientos para crear el componente perfecto. Pero cuando uno lo saca, el otro lo hace a los pocos días y una nueva carrera comienza para todos ellos.

La industria a remolque o la industria manda?

El mercado desestima avances, pero en otras ocasiones casi obliga a que estos se utilicen. Es el caso de componentes o piezas tan vitales como los frenos.

Ya hace unos años llegaron, de mano de las bicicletas de montaña, los frenos de disco que conocemos hoy en día ya montados en todo tipo de bicis. Existen detractores y seguidores acérrimos a ellos, pero pare ser que ahora encontrar bicicletas con frenos tradicionales ya empieza a ser un problema.

Al igual que bicicletas de alta gama donde también empieza a ser complicado encontrar cambios mecánicos y no eléctricos.

Puede que la tecnología esté arrastrada por un ego humano que no es capaz de controlar y necesite cada vez cosas mejores. Su capacidad de mejorar todo hace que no cese en su empeño de intentarlo. Esto junto a que las máquinas que diseña sirven para construir es el motivo por el cual los avances cada vez son mucho más rápidos. ¿hasta donde podremos llegar?

Deja un comentario